miércoles, abril 01, 2009

SUCEDIO HACE VEINTICINCO AÑOS

AUDAZ ESCAPE DE FAMILIA SALVADOREÑA A DES MOINES

Este fue el titular que la periodista Sherry Ricciardi, del diario Des Moines Register, le dio de la noticia de mi reencuentro con mi familia en un parqueo de San Benito, Texas y luego nuestra llegada a Des Moines, la capital del estado de Iowa, después de 5 meses y diez días de separación.


Hace 25 años eran pocos los inmigrantes salvadoreños que llegaban a esta area de Estados Unidos y mi caso era el único que se conocía por allí que se trataba de un profesor universitario que había tenido que dejar su país bajo serias amenazas a muerte de grupos paramilitares apoyados por el ejército financiado por el gobierno americano liderado por el tristemente célebre Ronald Reagan.


Aquí comenzó nuestra jornada en un nuevo país. Detrás de todo este presente aparentemente tranquilo, hay una historia de altas y bajas, risas y llantos, como le sucede a todo el mundo.

De todas maneras este fue uno, si no el más, de los días más felices de toda mi vida. Hoy hace 25 años!

4 comentarios:

Wirwin dijo...

Excelente Alfredo, no puedo imaginar la alegría que sentiste, porque pienso que es inmesurable.

Y porque te tardaste tanto tiempo en hacerte gringo, por lo menos legalmente porque lo guanaco no te lo quitan ni a pura verga

Alfredo Campos dijo...

Quihubole Wirwin!

Sí, fue extremadamente emocionante bro!

¿Por qué me tardé tarde en hacerme grindio?

Buena pregunta, fijate que pasé un vergo porque, en primer lugar, nunca me atrajo la idea de renunciar (legalmente) de mi nacionalidad, segundo, nunca sentí la necesidad de adoptar la nacionalidad americana, el estatus de Residente Permanente era suficiente para tener todas los privilegios de cualquier ciudadano americano; otras ventajas no me interesaban (votar, inmigrar a familiares, pues a nadie de mi familia le interesa venirse del todo para acá, trabajar en el gobierno federal, etc).

La razón que me llevó a hacerme grindio es que, en los últimos cinco años, cada vez que reentraba a Estados Unidos, los oficiales de Migración gringos me pedían que cambiara la foto de mi Tarjeta de Residente, que aquí le llaman "greencard", yo siempre les respondía que la próxima vez la cambiaría. La vez que regresé de Egipto, en el Aeropuert Kennedy de NY, el migrante, un viejo gordo de origen chino, a juzgar por su apellido Kong, y sus ojos sezgados, me dijo bien serio qe si volvía a presentarle esa tarjeta me iba a zampar dos horas de detención administrativa por desobedecer un mandato de una oficina federal.

Cambiar la foto de la greencard me iba a costar más de cuatrocientos dólares, hacerme ciudadano me costó algo más de seiscientos, mejor opté por esta última posibilidad y no me arrepiento para nada, es más, me encula la sensación de ser grindio, siento que ya realicé todas las legalidades para permanecere en este país y, lo mejor, ya no me jan a joder en aeropuertos☺☺☺.

Ahí la razón bro☺!

devoladas dijo...

Alfredo, te dire algo muy en serio, tenes mucho material para escribir un libro, el cual sería de inspiración para muchos Salvadoreños que estan por todo el mundo, aparte de que tenes el don de la facilidad de transmitir tus vivencias.
Imaginate lo que te espera en los próximos años...
Te habia escrito esto antes en este post, pero quizas no lo mande...
peter
http://devoladas.wordpress.com/

Alfredo Campos dijo...

Gracias por tu comentario Peter!

Sería una gran onda escribir un libro, siempre me ha gustado ese oficio que para mí es un pasatiempo.

Yo creo que en la vida de todos existen cosas interesantes que merecen ser escritas en un libro, lo que pasa es que yo ya soy viejo y me ha pasado más de lo que les ha ocurrido a Uds. que todavía están bichos (vos, Wirwin, el Garrobo y JC).

Pero si todavía tengo energías, cuando me retire de profesor me voy a dedicar a escribir mis memorias. Eso sí voy a imprimir solo una 15 para que lo lean mis amigos blogueros y mi familia:-D

Gracias por pasar por mi blogcito brother!

AC