sábado, noviembre 24, 2007

UN SALVADOREÑO EN TASMANIA


"Los que nunca sabe nadie de dónde son..."
Roque Dalton

7:00 pm, día miércoles de principios de agosto 2007

Cuando vi el portentoso buque desde el taxi en la distancia en el puerto de Melbourne, Australia, no me lo podía creer.

Estos animales sólo los había visto en películas de ficción, y ahora me disponía a abordarlo en persona. Un inmenso barco cuyas luces me parecía que iluminaban el universo entero. Conforme nos acercábamos parecía que se hacía más grande y el deseo de estar adentro sobrellevaba mi emoción.

¡Nos había costado tanto el conseguir boletos en el "Spirit of Tasmania"! Pululamos en el centro de Melbourne por casi medio día buscando un lugar en el famoso transporte marítimo (y buscando el mejor precio, porque Australia es el país más caro que hemos visistado). Y ahora pagaba el esfuerzo.

Melbourne, comprando los boletos para el Spirit of Tasmania

Al llegar frente al mostrencón casi me quedo sin respiración porque sin habla...me quedé.

Primero pasamos por los portones de seguridad y luego de abordar un ascensor, llegamos a una sala de espera en donde en un mostrador esperaba una amable empleada que luego del correspondiente chequeo nos señaló dónde esperar la señal de abordo. La gran sala vacía en aquel momento estaba decorada con motivos marinos, cosa natural. Más tarde atosigaron el lugar un gran número de bichos de colegio que, todo entusiasmo, interrumpieron el silencio con un griterío ensordecedor que me hizo extrañar los pericos que pasaban por los cielos de San Salvador todos los días ahí por las cinco de la tarde, alla cuando era un niño (por que hoy ya ni talchinoles quedan por todo aquello...)

Al fin llegó el momento de abordaje. En un orden propio del australiano, recorrimos un largo pasillo que nos llevó a una escalera mecánica la cual nos puso en un minuto en el lujoso yate. Salas pulcramente limpias y ordenadas con televisores plasma en puntos estratégicos de las paredes, muebles y mesas de centro invitando al descanso, pequeñas mesas con computadoras con servicio de internet, restaurantes y cafeterías, una tienda de souvenirs y un equipo de empleados de abordo que te hacen sentir el dueño del buque con su tratamiento extremadamente amable, nos esperaban en el "deck" principal.

El buque es tan vasto que le caben un sinnúmero de vehículos, camiones y rastras con sus trailers incluídos (por un momento sentí un natural temor de que se fuera a hundir aquella embarcación con tanto mastodonte adentro). Luego del asombro de los primeros momentos nos fuimos a acomodar a nuestras butacas reclinables del color azul que tanto me fascina. Como la navegación es de noche (el horario señala que zarparemos a las 9 de la noche y arribaremos en Devonport, Tasmania, a las 6 de la mañana), mi mujer y yo nos echamos sendas colchas anticipando una dormida fenomenal suavemente soñando en el Mar de Tasmania...

II

El capitán anuncia en los parlantes que en cinco minutos iniciamos el viaje y yo no puedo estar más ansioso. Inicia el deslisamiento de la nave en las aguas bravas y nuestra curiosidad se revuelve con una natural fascinación por lo desconocido. Un aire de importancia y mi ya célebre pensamiento de no creer que yo soy el hijo del campesino y la costurera criado en un mesoncito de mala muerte en San Salvador, se comienzan a posesionar de mí. Pronto algunos pasajeros (incluída mi mujer), comienzan a roncar y yo comienzo a sudar helado...

Unos quince minutos dentro del viaje, el movimiento de vaivén me va revolviendo el estómago y la cabeza me empieza a recordar los días de mi infancia subido en la voladora o el martillo en las fiestas de agosto en San Salvador. Mi naturaleza nunca aceptó ese movimiento circular, siempre fui remalo para tolerar el zangoloteo. Intento dormir, pero no puedo conciliar el sueño, el malestar crece a mil revoluciones por segundo, además tengo planes de ir al internet a meter algo en mi blog que no ha sido tocado en varios días que llevo en Australia.

III

Una esperanza pendeja de que al levantarme me va a pasar el horrible malestar y mi deseo de ir al internet hacen que me levante y vaya a la sala, un minuto más tarde el malestar es peor. Me sujeto de los manerales que lleva por todas las paredes la nave para evitar caerme porque el mar está bravo; a estas alturas ya me han agarrado unas horrorosas ganas de vomitar de los ochenta mil diablos, ahora busco un baño, con el vómito cerca del gaznate le pregunto a un empleado dónde está el más cercano y me señala un punto hacia donde medio corro, porque si corro del todo iré a rebotar contra la pared; abro las puertas y me meto al lugar que a estas alturas es el cielo para mí, me aposento de pie frente a la taza y me inclino concentrado para que aflore el vámito y nada. Entonces recurrí al tradicional dedo índice hasta la campanilla y más tardé en zampármelo que los noodles en acudir a su cita con el retrete. Los noodles que me había comido temprano en un restaurante chino frente al río Yara de Melbourne quedaron en el Spirit of Tasmania bien ahogados.

Medio recuperado, luego de un enjuague y una secada de lágrimas, que siempre acuden cuando se vomita, me voy a sentar frente a una computadora solo para que me bajara con veinte dólares australianos, ya que cuesta un dólar por minto, y es el sistema más lento que en mi vida he tocado, allí escribí una entrada en mi blog justo cuando estaba viviendo la experiencia. Me seguí sintiendo miserable hasta que como pude me regresé a mi aposento y quejumbroso medio me dormí hasta que de arribamos en el puerto de Devonport en el norte de la isla de Tasmania, a eso de las siete de la mañana.

IV

La empleada de Hertz, Rent a Car, en el puerto de Devonport quizás me vio cara de pendejo ya que me sacó un plan en el que me iba casi a sacar los ojos. Curiosamente a medio centímetro de ella estaba la empleada de Avis, Rent a Car, quien me dio un plan en el que casi me regala el carro. Nos encasquetamos en el pequeñito que por casualidad era igualito al que habíamos rentado en Camberra para viajar a Melbourne el sábado anterior; nos vamos a alquilar un cuarto en el hotel Edgewater, dejamos allí nuestros tiliches, y al camino.

Mi mujer relaxing en la cómoda butaca antes del viaje de regreso de Tasmania a Melbourne

Nos vamos a atravesar la isla buscando Hobart, la capital del estado que queda a unos trescientos kilómetros de Devonport. Disfruto la manejada en la isla, desayunamos en un restaurante del camino que tiene una vista fenomenal de la naturaleza tasmania, como me encanta el café por la mañana, eso fue exactamente lo que pedí de entrada. Luego de media hora en el lugar, seguimos tierra adentro a una nueva ciudad del mundo, voy cansado y a la mitad de la isla me detengo en un rest area, me bajo a cambiarle el agua a las aceitunas y me regreso y decidimos con mi mujer dar una dormidita en el carro, la dormidita estaba tan rica, que si no es porque unos bichos australianos nos tocan el vidrio por la ventana para decirnos que teníamos las luces del carro encendidas, esta fuera hora que todavía estuviera durmiendo.


Paisaje tasmanio

El clima está medio lluvios al ir llegando a Hobbart, el sol apenas sale, el ambiente es opaco, aquí se maneja a la derecha del carro y a la izquierda de la carretera, la concentración tiene que ser más aguda ya que estoy usando partes del cerebro que nunca uso y "chichemente" me puedo ir a hacer parche por un mínimo decuido.

Llegamos a Hobart un poco después del medio día, la ciudad es pequeña, el paisaje es lindo, la gente fenomenal, busco y encuentro parqueo y caminamos por el centro, otra ciudad del mundo que experimento con mi vieja, comemos algo,

Este es el lugar situado más al sur del mundo que hemos visitado, extendemos la mano y tocamos la Antártida, wow, sigo si podérmelo creer.


Centro de Hobart.

V

Nos tenemos que regresar porque queremos llegar a Devonport antes de que oscurezca, me medio cuesta encontrar la salida hacia la carretera que me va a llevar a mi destino, salimos al fin y los cálculos me fallaron ya que un poco adelante de la mitad del camino ya estaba oscuro.

¡La vieja! Ando sin mis anteojos, que es casi como andar sin mis ojos, ya que los dejé en el carro de Huguito en Sydney, puta cuádruple concentración: manejando a la derecha, a la izquierda de la carretera, de noche y sin anteojos, más cabrón no se puede. Madre mía, ojalá que no me pierda porque eso ya va a ser el colmo de la tragedia.

Finalmente llegamos a destino! Jamás nos hemos sentido más aliviados y agradecidos de Dios por estar vivos. Al llegar al hotel nos sentimos tan revividos con mi vieja, nos echamos una ducha rapidita y nos vamos al restaurante del hotel a practicar uno de mis dos verbos favoritos : comer.

Nos acomodamos a una de las mesas del lugar y como no nos atendieran pronto, nos fuimos a la cocina a ordenar lo que queríamos comer. Al notar mi inglés con fuerte acento español, el chief me dice:

-Puede hablarme es español si lo desea.

Yo le digo aliviado:

-Pués claro que lo deseo, ¿de dónde eres tú?
-Soy de El Salvador, un país centroamericano.
-Qué ¡¿Un salvadoreño en Tasmania!? No te lo creo, de qué parte de El Salvador sos?
-Soy de Nahuizalco, un pueblito de Sonsonate.

Si dijo Nahuizalco, no había duda que era salvadoreño. Se llama Oscar Escobar, nos contó que hay cuatro familias salvadoreñas en Tasmania, nos atendió de maravillas sabiendo que eramos compatriotas.

Oscar Escobar, un salvadoreño en Tasmania

Aquel encuentro tocó una fibra que me hizo pensar que no había hecho mi viaje en vano, no hay duda, salvadoreños habemos en todas partes del mundo.

"Los que nunca sabe nadie nadie de dónde son..."

viernes, noviembre 23, 2007

PREGUNTA TONTA, RESPUESTA LOGICA

Me lo acababan de presentar, supo que me gustaba el fútbol:

El: -¿Real o Barza?

Yo: -Mire, ¡Coma mierda, hom!

MI PAISITO: LOS COBANOS

LOS COBANOS, SONSONATE


Nada más rico que un chapuzón en la mañanita en una cálida playa de la costa pacífica salvadoreña. Octubre, 2006.

jueves, noviembre 22, 2007

HACE CASI 40 AÑOS

OCURRIO ESTA AVOMINACION

SAN SALVADOR; 20 de noviembre de 2007 (SIEP) “Hace cuarenta años todo el odio de la clase dominante se descargó contra dos dirigentes sindicales, militantes del PCS, que habían expresado su solidaridad con la primera huelga de los maestros salvadoreños...”explicó el Rev. Roberto Pineda, de la Iglesia Luterana Popular de El Salvador.

Añadió que “estos mártires del Partido Comunista fueron capturados, torturados, asesinados y despedazados por torturadores de la extinta Guardia Nacional, por su combativa solidaridad con la primera gran huelga de los maestros salvadoreños, que inició en febrero de 1968...”

“Un mes después del inicio de esta huelga, la primera de ANDES 21 de Junio, una fatídica mañana del 28 de febrero, Saúl Santiago Contreras fue capturado en una construcción del Boulevard del Ejército y Oscar Gilberto Martínez Carranza, fue capturado en una construcción de la Colonia Zacamil. Ambos eran dirigentes de la Federación Unitaria Sindical salvadoreña, FUSS. Ambos eran militantes del Partido Comunista.”

Luego de su captura ambos fueron conducidos al cuartel central de la Guardia Nacional., donde fueron torturados por el teniente José Alberto Medrano, con instrucciones del General Fidel Sánchez Hernández. El 1ro. de

marzo el cadáver desfigurado de Saúl fue lanzado a la entrada de Ingeniería de la UES mientras que el cadáver despedazado de Oscar fue lanzado a un acantilado cerca de Atami en la carretera litoral.”

“Ese mismo día, 1 de marzo de 1968 fue encontrado el cadáver del dirigente sindical y militante del PCS, Jaime Hernández, en el departamento oriental de san Miguel. El enemigo de clase se comió a tres dirigentes populares, devoró a tres comunistas, golpeó a los trabajadores...”

“Hoy les decimos a Saúl, a Oscar y a Jaime, los seguimos recordando, los sueños por los que ustedes lucharon siguen vivos, la lucha ha crecido, hoy somos muchos más, y estamos en todo el país, con nuestras banderas rojas

y nuestros sueños de justicia y no podrán detenernos. Ustedes desde el cielo nos siguen acompañando, vigilan la lucha de este pueblo hacia su victoria. Y no los hemos olvidado, no podemos olvidarlos, ustedes son nuestras raíces, la luz que ilumina nuestros pasos, los rostros que nos sonríen desde la eternidad ynos empujan hacia la victoria popular...”concluyó el religioso

luterano.”

martes, noviembre 20, 2007

MAURICIO FUNES HABLA

PRIMER MENSAJE DEL FUTURO PRESIDENTE DE EL SALVADOR

Haz click en el enlace y escucha la voz de la esperanza en el país

http://glhtv.glhproducciones.com/

viernes, noviembre 16, 2007

CUANDO VI A MI MUJER CON OTRO

HASTA LES TOME FOTO!


Si "el otro" era Alvarito Torres, pues, ni modo....

martes, noviembre 13, 2007

EL GRAN FAVOR

Hubo veces que intenté suicidarme, pero no lo hice por temor a que en el más allá recibiera un castigo por soberbio, además soy demasiado cobarde como para tomar una decisión tan drástica.

Después pensé que era mejor huir de todo lo que me rodeaba y comenzar otra vida en un lugar muy lejano, sí, la fuga geográfica me platicaba con más fuerza, irme muy lejos.

Pero adónde podía huir que fuera "muy lejos"? Además el carácter del problema no era para tanto.

Entonces pensé en el plan B: cirugía plástica, sí, eso es, cambiar de cara, ja,ja, ja, ja,! Ser el hombre que siempre quise ser, con labios finos, nariz respingada, cabello lacio y ojos grandes y refulgentes.

Ja, ja, ja, ja, seré otro y me saldrán mucha mujeres bonitas y hasta con dinero. Quién sabe si Verónica Castro se fija en mí cuando nos encontremos en un aeropuerto. Sí eso es, nuevo rostro, je, je, je. Pero, un momento...Nuevo rostro implica nueva identidad, nuevos documentos, nueva forma de vida, nuevo modo de andar, nuevos amigos..... nuevo empleo, nuevo todo!

Ay Dios, quién me manda a meterme en estos clavos si después va a costar un huevo y la mitad del otro salir de ellos. Puttta! Qué agüite, cómo putas le hacía para sobrevivir aquella odisea más cabrona que mordida de chucho con rabia.

¿Y si le pongo? Sí eso es, ponerle cuando esté camino al trabajo, y hacer que parezca un accidente. Simón ahí está la salida por la puerta ancha de la victoria, ponerle y sanseacabó. Al fin y al cabo su propia nana lo maldice de quitá quiero pasar. Nadie quiere a ese maje que me tiene con la cola pateada, y si hace la regazón entre la mara será mi fin.

Lo peor del caso es que ya me previno que va a contar el muy hijueputa!

Sí, qué pendejo yo, ahogándome en un vaso de agua por una babosada. Ahí está la movida, darle merengue, ja, ja, ja, ja, ja!!!! Qué pendejo he sido por catorce días y sus respectivas noches desde que por andar de borracho me hizo el favor (y lo peor del caso es que yo se lo pedí, casi se lo exigí, el hijueputa no quería, pero yo hasta le rogué que me lo hiciera, a regañadientes se sacó la babosada para darme exactamente lo que le pedí...!)

Ja, ja, ja, ja, ja, pero de mañana no pasa ese maje, pasado mañana lo están poqueando por hijueputa! Bien dicen que un secreto entre dos sólo se guarda si uno de ellos está palmado, ja, ja, ja, ja! Le pongo y mi reputación intacta, sí 'ñor!

Pero un momento.....Y el tabarán que me vuir a echar cuando me descubran? Eso sí que va a ser ahuevado, salir en todos los diarios con el gran tintan "Fredy Campos enchuchado por por haberle puesto al que le hizo el favor...!"

Neeel, vale verga, eso va a ser peor...

Mejor hoy en la noche que lo vea le pago los 5 pesos que le rogué que me hiciera el gran favor de prestarme para comprar más guaro hace catorce días, y me olvido de todo este rollo.....

viernes, noviembre 02, 2007

EL TRIUNFO SE LLAMA ALFONSO

Parece que fue ayer cuando andaba con sus pantalones cortos y rodillas polvosas, tirándoles piedras a los tenguereches con una cachanflaca, en los bordos frente a su casa en Las Colinas.

O cuando pasaban frente a su casa las muchachas con sus canastos en la cabeza vendiendo frutas y verduras alrededor de las once de la mañana y él, con su pose de machito de doce años, les decía suavemente: "Amor, le ofrezco cama, comida y pieza!" o "Cuando esté conmigo nada de andar con ese canastito, va a andar con uno más grande, para manetener a este papucho", las bichas solo le pelaban los ojos como pensando "'Tá loco este mono pasmado...!"


Departiendo en la zona común de su rancho en San Blas, Foncho, de camisa celeste, su esposa Rosita a su deracha, sus hijos, Andrea y Felipe, mi hermano Guillermo, su novia Maribel y la hijita de ésta, Pamela, Amalia de espaldas.

Hoy día ni los bordos de Las Colinas, ni las cachanflacas, ni las vendedoras existen para Fonchín. Convertido en todo un señor muy serio, jefe de una familia muy bonita y feliz formada por su bella esposa Rosita y sus hijos Felipe y Andrea.

A mí me cabe el honor de haber presentado a Foncho con Rosita en 1976, en una increíble situación que parece una historia sacada de un libro de García Márquez.

Esta familia es el mejor poema que yo he creado.


Frente a su rancho en San Blas, La Libertad, Foncho posa orgulloso de su rancho y yo orgulloso de ser su amigo desde hace 37 años.

Con mi hermano Guillermo, de nuevo frente a su rancho en San Blas.

Foncho nació programado para el éxito y no se cansa de contar que éste no ha llegado fácil, el sacrificio de tiempo de calidad con su familia, el arduo trabajo y el apoyo de una esposa que vale lo que pesa en oro los tienen disfrutando de una vida plena y feliz.

Fonchín es el hermano mayor de Huguito, mi hermanito de Australia.


video

POR ANDAR EN EVIL WAYS, SU BLACK MAGIC WOMAN LE DA UN SOUL SACRIFICE

MI VECINO CARLOS SANTANA SE DIVORCIA

SAN RAFAEL, Calif. —
Carlos Santana y su esposa por 34 años se están divorciando de acuerdo a documentos judiciales.

Deborah Santana, que en sus memorias del 2005 "Espacio Entre Estrellas", describió a su esposo guitarrista como "infiel" demandó el divorcio en la Corte Superior del condado de Marin el 19 de octubre, clamando "diferencias irreconciliables".

El publicista de Santana, Michael Jensen, dijo que "El asunto es privado y no hay comentarios".

El músico ha dicho que reconoce que ha cometido errores en su matrimonio en el pasado, "Sinceramente les he pedido disculpas a mi esposa y a mis hijos porque cuando no estuve en mi juicio hice cosas que causaron dolor", dijo Carlos Santana después de la publicación del libro, "eso me ha ayudado a ser más humilde y a tratar de ser el hombre que ella quiere que yo sea."

Los Santana son tambien socios, crearon la Fundación Milagro, una organización no lucrativa que ayuda a niños desamparados.

A principios del año anunciaron la creación de tres restaurantes de comida mexicana en el Area de la Bahía de San Francisco, a los que llamarían Maria, María, en honor a la canción que le hizo ganar varios premios Grammy.

La pareja tiene tres hijos de 17, 22 y 23 años.

jueves, noviembre 01, 2007

PROBLEMA DE INFERTILIDAD EN EL MATRIMONIO

Fíjese patroncito que juimos al dotor y le dije mire dotor, es que tenemos un proglema: mi mujer y yo queremos tener condescendencia y no podemos, pero no sabemos si es porque yo soy omnipotente o mi mujer es histórica.

Desdiantes juimos a otro dotor y nos dijo que mi mujer
tenia la vajilla rota y la emperatriz subida, y como además la operaron de la basílica, no sabemos si eso tiene algo que ver.

A mi desdiace mucho me molesta la protesta y a lo mejor eso me dejó escuelas en el cuerpo y por iso no cuajo.

Nos dijieron que jueramos con otro dotor, pero en la capital, que dizque era muy güeno; lojencaramamos en un tauxi desos que les dicen escarbabajos y oyimos musiquita güenisima en el esterio con licuadora.

El dotor en la capital era bien moderno, con dicirle que en la consulta tenia dos teles conetaos a una antena paranoica.

En esa consulta, a mi mujer le hicieron una coreografía y el dotor nos dijo que no veía nada raro y nos recomendó que
hiciéramos el cojito a diario. Entonces 15 dias ella y 15 días yo le estuvimos haciendo al cojito saltando en una pata, pero nada.

Nos juimos a otro dotor que nos dijo que hiciéramos vida marítima más seguido. Y nos juimos puallá pa la costa y en todas las playas hicimos vida marítima, pero nada, eso no ha injluido.

Mas bien yo lo que creo es que mi mujer es frigorífica, porque nunca llega al orégano; pero ella dice ques que yo soy el que tengo un proglema de especulación atroz.